Nutriendo nuestra creatividad fotográfica

No podemos pretender establecer normas para lograr ser fotógrafos creativos pero sí podemos desarrollar propuestas que motiven nuestra creatividad. La creatividad tiene el único límite que nosotros mismos le pongamos enfrente; les propongo después de haber leído algunas opiniones, cuatro “formas” que tal vez sirvan para desbloquear la vena creativa.

A continuación 4 prácticas que tal vez sean de ayuda:

1. Retar los convencionalismos.

Si podemos, tratemos de olvidarnos de las formas a las que estamos acostumbrados a ver las cosas, el cielo, no siempre es azul, algunas veces también es naranja.como aquel gato misterioso.

2. Experimentar con la espontaneidad

La fotografía al igual que otras disciplinas requiere práctica. Hacer muchas fotos, poner atención en cada detalle, en cada comentario que te hagan, a aceptar que las cosas no siempre son acartonadas; en ocasiones, fijarnos con lupa en los detalles, en ocasiones, mirar con un gran angular es suficiente.

Darnos de vez en cuando una vuelta por un museo, puede ayudarnos, para revisar constantemente diferentes expresiones artísticas, autores y sus propuestas.

3. La sencillez como principio

Realizar fotografías dentro de nuestro entorno, casa, escuela y trabajo, con selectividad y concentración puede ser una buena opción para conseguir fotografías que cumplan con aquella frase que nos sirve para deshacernos de mil palabras.

4. Encontrar inspiración

Platicar de vez en vez nos sirve para cultivar la amistad; también guardar silencio y encontrarnos a nosotros mismos nos es útil, leer de vez en cuando, darse una vuelta por una plaza, por un parque; salir a caminar con cámara en mano y hacer fotos de lo que en ese momento llame nuestra atención, tal vez hagamos una foto increíble, tal vez no.